Coronavirus en bebés y niños: qué es, síntomas, y cómo prevenir el contagio de este nuevo virus de origen chino

enero 24, 2020 0 Por Infantbabys

Nos encontramos en plena epidemia del virus coronavirus 2019nCoV. Los primeros casos aparecieron a finales de diciembre en la ciudad china de Wuhan, pero el brote se ha extendido ya por medio mundo. Tailandia, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos también han registrado casos, y en México, Brasil y Colombia hay casos sospechosos pendientes de confirmar.

El Comité de Emergencia de la OMS decidirá hoy si declara o no la emergencia internacional ante el brote de este virus, que según las autoridades chinas se ha cobrado 17 víctimas mortales y cerca de 500 afectados (si bien otras fuentes apuntan a más de 4.000 el número de infectados).

Les damos todos los detalles acerca del coronavirus, sus síntomas, tratamiento y cómo ha llegado a producirse el brote de Wuhan.

¿Qué es el coronavirus?

Según la Asociación Española de Pediatría, los coronavirus son patógenos reconocidos en humanos, mamíferos (especialmente en camellos, gatos, perros, murciélagos y ganado porcino o bovino) y aves.

En el caso de los humanos, en la mayoría de las ocasiones los coronavirus no son peligrosos y causan infecciones leves habituales a todas las personas en diversas ocasiones de la vida. No en vano, la AEP estima que el coronavirus es el responsable de entre el 15 y 30 por ciento de las infecciones respiratorias de las vías altas.

Sin embargo, existen otras cepas de coronavirus como el SARS, el MERS o el brote epidemiológico frente al que actualmente nos encontramos, cuyos síntomas pueden llegar a ser especialmente graves.

Síntomas que provoca el coronavirus

Los síntomas que provoca el coronavirus son diversos y pueden ser desde leves, como mencionábamos en el punto anterior, hasta otros muy graves:

  • Síntomas de resfriado común, como congestión nasal, tos y fiebre
  • Dolor de cabeza y de garganta
  • Malestar general, diarrea y pérdida de apetito
  • Dificultad respiratoria con síntomas como el aleteo nasal, el estridor, el tiraje y las sibilancias espiratorias, acompañadas o no de tos y/o dolor torácico
  • Neumonía
  • Síndrome respiratorio agudo severo, que es una forma grave de neumonía que cursa con dificultad respiratoria y fiebre alta.

En este caso estaríamos ante un tipo de coronavirus que no había sido nunca visto con anterioridad en humanos, con síntomas potencialmente graves como la neumonía, importante dificultad respiratoria, fallo renal o incluso la muerte, especialmente en ancianos o pacientes con enfermedades de corazón, pulmón o problemas de inmunidad.


Este no es el primer brote de coronavirus que se ha producido en los últimos años. En 2002 se registró en China el primer brote de este virus asociado al ‘síndrome respiratorio agudo y grave’ (coronavirus SARS-CoV), que se cobró más de 700 víctimas.

En 2012, el coronavirus fue el causante del ‘síndrome respiratorio agudo de Oriente Medio’ (coronavirus MERS-CoV), que ha estado registrando casos hasta octubre de 2019, con 800 fallecidos y 2.400 casos identificados.El brote de coronavirus 2019nCoV surgió en la ciudad china de Wuhan y pertenece a la misma familia que SARS. La OMS cree que la fuente de origen más probable fue animal, es decir, nos encontraríamos frente a un virus animal que ha mutado y ha comenzado a transmitirse entre humanos.

Se estima que el primer contagio animal-humano se dio en un mercado mayorista de Wuhan, donde pueden encontrarse animales vivos, como peces, pollos, gallinas y algunas especies exóticas. A partir de ese momento, y tras la aparición de diversos casos de neumonía sin relación con este tipo de establecimientos, se llegó a la conclusión de que el virus también tiene una capacidad moderada de transmisión entre humanos, al igual que ocurrió con los anteriores brotes de coronavirus, SARSy MERS.

Según podemos leer en un informe elaborado por el Centro europeo para la prevención y el control de enfermedades: «los brotes de nuevas infecciones por virus entre las personas siempre son un problema de salud pública, especialmente cuando hay poco conocimiento sobre las características del virus, cómo se propaga entre las personas, qué tan graves son las infecciones resultantes y cómo tratarlas».

¿Cómo se propaga el coronavirus chino?

Tras confirmar que el coronavirus 2019nCoV también se transmite de persona a persona, se necesita averiguar más sobre su forma de contagio y el alcance de su transimisión.

Por el momento solo se sabe que se requiere de un contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan mediante la tos o el estornudo de una persona enferma. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca.

Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de un metro.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

Para proceder al diagnóstico de coronavirus se debe extraer una muestra mediante frotis nasal, frotis faríngeo, o aspirado nasofaríngeo, si bien en determinados casos podría ser necesario el empleo de otro tipo de técnicas complementarias, como pruebas de sangre, tomografías o radiografía de tórax, para diagnosticar la presencia de neumonía.

Las muestras obtenidas se analizan posteriormente en laboratorio y los resultados confirmarán o no la presencia del virus

Tratamiento frente al coronavirus

No existe un medicamento específico para tratar esta enfermedad, por lo que este irá encaminado a mejorar el estado del paciente según los síntomas que presente. En este sentido, el paciente podría requerir:

  • Broncodilatadores, en caso de crisis respiratoria
  • Tratamiento con oxigenoterapia, en caso de baja saturación de oxígeno
  • Antivirales
  • Esteroides para tratar la inflamación pulmonar
  • Antitérmicos para bajar la fiebre y aliviar el malestar general
  • Hidratación intravenosa, si el paciente con come ni bebe
  • Al tratarse de un virus, los antibióticos no están indicados salvo que se diagnostique una infección bacteriana sobrevenida

Medidas para prevenir el contagio

Actualmente no se dispone de vacuna que ayude a prevenir el contagio por coronavirus. Por ello, y según la información de la que actualmente se dispone, la mejor forma de prevenir su contagio es aplicando las medidas básicas de higiene que debemos tomar para prevenir cualquier otra enfermedad respiratoria, tales como:

  • Lavado frecuente de manos, prestando especial atención a determinadas situaciones como después de ir al baño o cambiar un pañal, antes de comer o manipular alimentos, o tras el cuidado de un paciente enfermo.
  • No tocarse los ojos, boca o nariz sin haberse lavado las manos.
  • Evitar el contacto estrecho con personas que padezcan infecciones respiratorias
  • Desinfección rutinaria de juguetes y superficies
  • Ventilación de estancias cerradas
  • Cubrirnos la boca y nariz con un pañuelo de papel cuando tosamos y estornudemos (y a continuación desechar ese papel y lavarnos las manos)